Lisseth Exposito tiene 26 años y un aspecto diferente del que lució hasta antes de divorciarse. Dos razones causaron la ruptura: las hirientes burlas de su ex esposo y su infidelidad, que Lisseth descubrió gracias a varios mensajes en el celular de él. Las circunstancias permitieron que esta mujer asumiera un cambio radical en su dieta que le ayudó a perder peso.

El peso de Lisseth aumentó durante y después del embarazo, un cambio que fue asumido con burlas por parte de José, entonces su esposo.

1

La situación fue descrita de esta manera en el diario  The Daily Mail:

“Le trataba de mostrar afecto en la cama pero él se giraba y se quedaba dormido. Yo lo rechazaba y lloraba hasta quedarme dormida”.

Ante esta situación, Lisseth remplazó el afecto de su esposo con comida rápida y todo tipo de postres. Lo que hizo que ella aumentara más de peso. Los comentarios de su esposo, por su parte, se hicieron más hirientes:

“Atrapé a José mirándome con desagrado. Cuando yo comía la cena en el sofá, lo escuchaba musitar ‘chica gorda’, mientras los trozos de comida rebotaban en mi barriga”.

Luego encontró varios mensajes en el teléfono de él que evidenciaban su infidelidad. Él no negó lo ocurrido pero la culpó a ella, “por ser gorda”.

Así que Lisseth se divorció y cambió sus hábitos alimenticios.

2

Un día, cuando José fue a recoger a su hija, se dio cuenta del cambio en el cuerpo de Lisseth y le dijo que se veía radiante. Así reaccionó ella:

“Le cerré la puerta. Nunca lo dejaría volver a mi vida”.

3

José le comentó lo siguiente a The Daily Mail:

“Una de las razones por las que nos separamos fue porque ella era muy gorda y eso fue lo que me hizo buscar a otra mujer.

“Me arrepiento de eso”.

Comparte esta historia en las redes sociales con tus familiares y amigos.

Fuente: ideasconmuchoestilo.com